"Consecuencias del alto al fuego de las FARC en los procesos de paz"

Consecuencias del alto al fuego de las FARC en los procesos de paz

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) presionan al Gobierno en los procesos de paz, es una de las consecuencias del alto al fuego.

Delegación de paz FARC
Detalles de las posibles consecuencias del alto al fuego que mantiene las FARC desde diciembre de 2014. (Foto: Twitter)

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) continúan presionando al Gobierno del país por el alto al fuego que mantienen desde diciembre. Esta tensión tiene consecuencias delicadas en los procesos de paz.

La delegación de paz de las FARC calificó de sensato que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, valore la tregua unilateral e indefinida declarada por la guerrilla y pidió al mandatario que actúe en consecuencia. Con este comunicado el grupo insurgente busca presionar al Gobierno a que haya un cese al fuego bilateral, algo que Juan Manuel Santos ha dicho que no está de acuerdo y que pondría en peligro las negociaciones de La Habana.

“De manera sensata Santos dice que está teniendo muy en consideración el cese al fuego unilateral e indefinido declarado por nuestra organización y reconoce que las FARC han cumplido. Ojalá actúe en consecuencia”, indicaron los negociadores de la insurgencia en un comunicado desde La Habana.

La delegación de paz de las FARC destaca que la guerrilla seguirá planteando iniciativas que beneficien al país ya, pues desde La Habana se está construyendo también el camino constituyente. Tras destacar que el compromiso de la guerrilla con la paz es total, las FARC declaran su desacuerdo con la expresión desafortunada que atribuyen al ex primer ministro israelí Isaac Rabín de “negociar como si no hubiese terroristas y combatir a los terroristas como si no hubiera negociación de paz”. Tras reivindicar que las FARC no son terroristas sino “una organización política militar rebelde”, la guerrilla colombiana saluda la nueva posición del Gobierno de Santos que “después de la captura del general Alzate, entendió que la confrontación sí puede afectar el desenvolvimiento” de la mesa de diálogo.

Defienden además su decisión de un cese unilateral e indefinido de fuegos y hostilidades aunque advierten que su continuidad depende de que las estructuras de la guerrilla no sean atacadas porque tampoco se trata de esperar maniatados los operativos militares de exterminio.