"Corrupción en el Gobierno de Fujimori: demuestran nexo con el narcotráfico en Colombia"

Corrupción en el Gobierno de Fujimori: demuestran nexo con el narcotráfico en Colombia

Perú afirma que existen pruebas de que el Gobierno de Fujimori mantuvo negocios y relaciones con el narcotráfico en Colombia durante la época de Pablo Escobar.

Pablo Escobar y Fujimori
Existen pruebas de la relación entre el Gobierno de Alberto Fujimori y el cartel de narcotráfico en Colombia que fue liderado por Pablo Escobar. (Foto: Twitter)

El Gobierno de Fujimori mantenía diversos negocios y relaciones con  el cartel narcotraficante que lideró Pablo Escobar en Colombia.

Sonia Medina,  procuradora antidrogas de Perú, afirmó que existen muchas pruebas que relacionaron al Gobierno del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) con el narcotráfico en Colombia.

“Que hoy se quiera negar la participación de ciertos personajes es algo muy distante de la historia verdadera”, señaló Medina en declaraciones publicadas hoy por el diario El Comercio a raíz de unas declaraciones del hijo del narcotraficante colombiano Pablo Escobar.

Juan Pablo Escobar, el primogénito del mayor criminal de la historia de Colombia, aseguró el sábado que la DEA (oficina antidrogas de EE.UU.) intentó chantajear a su familia para que dijera públicamente que Fujimori y su exasesor Vladimiro Montesinos hicieron negocios ilícitos con su padre. Además, añadió que ese ofrecimiento fue a cambio de que la esposa y los dos hijos del que fuera jefe del cartel de Medellín obtuvieran visas para salir de Colombia tras la muerte del capo y pudieran vivir seguros en Estados Unidos.

Medina consideró hoy que será muy difícil que la historia que cuenta Escobar pueda eclipsar las supuestas pruebas que relacionan al Gobierno de Fujimori con el narcotráfico en los años 90. “Había mucha evidencia de que, efectivamente, los personajes de la mafia de Fujimori y Montesinos estuvieron comprometidos en diversos delitos, entre ellos el narcotráfico, del cual salieron bien librados”, comentó. Tras la caída del régimen fujimorista, en el año 2000, muchos de esos casos fueron archivados y toda la crema y nata del narcotráfico quedó libre.