"Salvatore Mancuso y Diego Vecino, los paramilitares que piden ser parte del proceso de paz"

Salvatore Mancuso y Diego Vecino, los paramilitares que piden ser parte del proceso de paz

Los paramilitares Salvatore Mancuso y Diego Vecino, pidieron formar parte del proceso de paz con las FARC, ya que aseguran ser víctimas del conflicto armado.

Paramilitares procesos de paz La Habana
Salvatore Mancuso y Diego Vecino piden ser parte de los procesos de paz. (Foto: EFE)

En una carta enviada al presidente colombiano, Salvatore Mancuso y Diego Vecino pidieron ser parte de los procesos de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Los paramilitares aseguran ser víctimas del conflicto armado y deben de ser representados para un acuerdo justo.

En una carta que enviaron al presidente colombiano Juan Manuel Santos, conocida este viernes en Bogotá, los excomandantes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) piden un espacio en la mesa para aportar su experiencia en desmovilización.

En la carta, los paramilitares se declararon como víctimas y señalaron que fueron reclutados para formar parte de una política de Estado, con el fin de acabar con la guerrilla del país.

“Hicimos mucho daño a la sociedad civil, a nuestros hermanos, en esa lucha armada sin sentido, creyendo equivocadamente por quienes nos alentaban, que empuñábamos las armas de la patria y la libertad”, añadió el documento.

Por esto, pidieron en nombre de los miles de desmovilizados que en el pasado los acompañaron en la guerra, ser escogidos entre las personas que se sentarán en la mesa de negociación en calidad de víctimas y exactores del conflicto.

Las AUC, acusadas de múltiples crímenes en el país andino, abandonaron las armas en 2005 a cambio de beneficios como penas bajas de prisión, aunque algunos reductos se reagruparon en lo que se conocen como bandas criminales.

El gobierno de Santos y las FARC sostienen desde 2012 negociaciones de paz en La Habana para acabar con medio siglo de conflicto armado interno. Este proceso tiene a Cuba y Noruega como garantes, y a Venezuela y Chile como acompañantes.