"Condena de la desaparición forzada en el palacio de justicia en 1985"

Condena de la desaparición forzada en el palacio de justicia en 1985

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (IDH) condenó la desaparición forzada en el palacio de justicia en 1985, cuya historia sigue aterrando en Colombia.

Palacio de Justicia, Bogotá 1985
La Corte IDH condenó las desapariciones forzadas que sucedieron el 6 y 7 de noviembre de 1985 en el palacio de justicia. (Foto: Twitter)

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (IDH) condenó públicamente la desaparición forzada que sucedió en el palacio de justicia en 1985.

La condena de la CorteIDH al Estado colombiano por su responsabilidad en la desaparición de once personas que salieron vivas del Palacio de Justicia, que estaba  tomado por un comando guerrillero en 1985, rescata del olvido y de la impunidad uno de los episodios más atroces de la historia reciente del país.

Durante 29 años los familiares de los desaparecidos han peregrinado por diferentes tribunales y foros en busca de justicia y verdad sobre lo ocurrido el 6 y 7 de noviembre de 1985, cuando unos 35 guerrilleros del disuelto Movimiento 19 de Abril (M-19) tomaron a sangre y fuego el Palacio de Justicia en Bogotá. Los guerrilleros hicieron rehenes a más de 300 personas entre magistrados, empleados y visitantes, para efectuar un juicio político al entonces presidente colombiano, Belisario Betancur (1982-1986), intento frustrado por la reacción de las Fuerzas Militares y de Policía, que el día 7 recuperaron el control del Palacio, reducido a escombros y cenizas.

La Comisión de la Verdad creada en 2005 para investigar el llamado “holocausto” del Palacio de Justicia concluyó en 2010 que la toma y retoma de la edificación dejó un centenar de muertos, incluidos once magistrados de la Corte Suprema, y al menos once desaparecidos por los cuales la CorteIDH condena ahora al Estado. En la sentencia, que incluye la orden de esclarecer los hechos, sanciones los responsables y el pago de indemnizaciones, la Corte declara responsable internacionalmente al Estado de Colombia por ciertas violaciones de derechos humanos. Se refiere especialmente a la desaparición forzada de once personas, la mayoría de las cuales han sido reconocidas por familiares o amigos en vídeos o fotografías de la salida de rehenes del Palacio de Justicia, según explica el fallo.